1 de mayo de 2011

Aquella noche santa



(Escuchar aquí)

Aquella noche santa,
te nos quedaste nuestro,
con angustia tu vida,
sin heridas tu cuerpo.

Te nos quedaste vivo,
porque ibas a ser muerto;
porque iban a romperte,
te nos quedaste entero.
Gota a gota tu Sangre,
grano a grano tu Cuerpo:
un lagar y un molino
en dos trozos de Leño.

Aquella noche santa
te nos quedaste nuestro.

Te nos quedaste todo:
amor y sacramento,
ternura prodigiosa,
todo en ti, tierra y cielo.
Te quedaste conciso,
te escondiste concreto,
nada para el sentido,
todo para el misterio.

Aquella noche santa
te nos quedaste nuestro.

Vino de sed herida,
trigo de pan hambriento,
toda tu hambre cercana,
tú, blancura de fuego.
En este frío del hombre
y en su labio reseco,
aquella noche santa,
te nos quedaste nuestro.

Te adoro, Cristo oculto,
te adoro, Trigo tierno. Amén.

_____________________________

Aquella noche santa es un hermoso himno de la Liturgia de las Horas que se reza en el Oficio de Lectura para la Solemnidad de Corpus Christi. El texto es del padre franciscano Verduzco, la música es de Oscar Silva. Este canto está interpretado por Leonardo Caro y se encuentra en su disco "Dios no ha muerto".