25 de mayo de 2009

Paso a paso




Paso a paso vamos haciendo este camino que nadie más que nosotros puede recorrer. El Señor es el Dios de la historia, de la tuya, de la nuestra. Su resurrección va llenando poco a poco los rincones de este mundo, ahí donde hay gestos de amor y de compasión; ahí donde una sonrisa invita al perdón y una mirada limpia renueva los corazones.

Y es que la vida del Resucitado no es magia o triunfalismo fugaz. La muerte ha sido vencida, pero el sueño de Dios va penetrando con ternura en su creación redimida paso a paso, gesto a gesto, como un susurro; despertándonos a la libertad auténtica en que se juega el encuentro definitivo con su gracia.

Paso a paso nos aproximamos al Misterio Pascual que celebramos como Pueblo de Dios y del que participamos por el bautismo. Paso a paso nos vamos haciendo Cuerpo de Cristo, comunidad de discípulos. En su cuerpo y en su sangre encontramos paso a paso la verdad de nuestras vidas y el desafío de aprender a vivir del amor.

Rogamos a Dios, como hace el P. Esteban Gumucio, que nos de un corazón cotidiano, simple corazón amante y creyente; y que nos conceda la espera vigilante al paso de los días, los meses y los años, para que gota a gota, como la llave descompuesta, rebalse imperceptible y creciente su palabra secreta que nos salva.

____________________________

Paso a paso
es una canción de Fernando Leiva. La encuentras en su disco "Porque Dios lo ha querido" (2004), que forma parte de una colección litúrgica de gran riqueza para la renovación del repertorio ecuarístico. Puedes bajar la letra y los acordes aquí (Paso a paso).

9 de mayo de 2009

Todo




Todo lo que somos y tenemos, eso es lo que damos. No puede ser menos, pues todo lo hemos recibido del Señor... El Resucitado nos convoca y nos envía: "Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien a los leprosos, expulsen a los demonios; gratis lo han recibido, entréguenlo también gratis" (Mt 10, 8).

Dios, que es generoso hasta darse a sí mismo en el Hijo, nos regala un rumbo seguro para nuestras vidas. Nos señala el norte, Jesús, para abrir caminos y volcarnos al servicio, para navegar las rutas de la compasión y el compromiso. Nos ha regalado grandes deseos para alzar las velas y encender el mundo. No podemos no inquietarnos, no podemos quedarnos de brazos cruzados.

Todo a nuestro alrededor es misión. Desde el silencio que nos permite escuchar la voz del Espíritu hasta la fiesta que nos ayuda a celebrar el gozo de la amistad, la reconciliación y el amor. El trabajo, la familia, mi país, los estudios; en todo Dios se nos está dando y en todo Dios nos está llamando.

No nos conformemos con un cristianismo de migajas. Es mucho lo que hemos recibido y, aunque no tuviésemos nada, eso aún lo podemos dar. Sólo así viviremos de la gracia y del amor del Señor. Él será nuestra fuerza, nuestra riqueza, nuestra esperanza. ¿Acaso no se juega nuestra vida en ello? Porque, ¿de qué nos sirve ganar el mundo entero si nos perdemos a nosotros mismos? (Lc 9, 25).

Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad,
mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad,
todo mi haber y mi poseer;
vos me lo disteis, a vos, Señor, lo torno;
todo es vuestro, disponed a toda vuestra voluntad;
dadme vuestro amor y gracia, que ésta me basta.
(Ejercicios Espirituales, 234).

______________________

Tudo es una canción compuesta por un grupo de jesuitas y laicos con ocasión del Año Jubilar Ignaciano. Se encuentra en el disco bilingüe "Misa del Año Jubilar" (2005), del grupo OPA (Oração Pela Arte). Encuentras la letra y los acordes para esta canción aquí (Tudo).

2 de mayo de 2009

Respirar




La experiencia del Resucitado es libertad, encuentro con lo más hondo de nuestra identidad. En este tiempo en que renovamos las promesas de nuestro Bautismo, volvemos a respirar profundo, a reconocernos una vez más como hijos e hijas amados, a dejarnos llenar por el Espíritu de Dios que nos devuelve la paz, que nos hace felices.

Una fe auténticamente cristiana jamás nos deshumaniza... Y es que la invitación del Señor es a vivir en plenitud. El mundo muchas veces funciona queriendo arrebatarnos esa dignidad inalienable de haber sido creados para un amor libre. Pero Jesús, muerto y resucitado, es nuestra propia Pascua; el Camino firme, la Verdad amorosa, la Vida completa que nada ni nadie nos puede quitar.

Pues no serán ni los títulos que conseguimos, ni la ropa que usamos, ni el dinero que ganamos lo que defina la belleza de nuestra mirada. No serán las cosas acumuladas en nuestro peregrinar las que nos revelarán quiénes somos, sino los rostros y las historias que nos sostienen, los sueños y las caídas que vivimos; aquellos que amamos y aquellos que perdonamos...

Ahí donde somos más nosotros mismos, ahí donde podemos ser hermanos y hermanas, comunidad, Iglesia, Pueblo, pan, esfuerzo, trabajo y perdón. Ahí se nos manifiesta el Resucitado animando la historia y sacando lo mejor de lo nuestro.

_________________________

Respirar es una canción de Nico Montero, cantautor español de larga trayectoria en la música religiosa. En este blog hemos presentado ya su versión del Salmo 23 (El Señor es mi pastor). Este canto que ahora nos regala un respiro también se encuentra en su disco "Lo nuevo ha comenzado" (2000). Puedes acceder a la letra y los acordes aquí (Respirar).