15 de abril de 2009

Somos tuyos...




En la oscuridad que se vuelve día, el Señor Resucitado nos va haciendo a todos uno sólo en su Espíritu. Sopla con su aliento nuestro barro, libera nuestras ataduras y restaura nuestra dignidad. Nos configura como su Cuerpo, despierta en nosotros nuestra vocación de comunidad.

El es el Camino, nuestra Vida. Incluso cuando el viaje es tortuoso y está lleno de dudas, el Señor es nuestra última Verdad, pues nos muestra quién realmente somos: hijos e hijas amados profundamente por Dios. ¿Acaso no es eso lo que celebramos en el Triduo Pascual?

Este canto nos invita a reconocernos como un Pueblo congregado y sostenido por el amor del Padre. Somos suyos y eso lo celebramos, lo agradecemos. Así como el pan en la Eucaristía, le pedimos que nos tome y nos levante, que nos parta y nos reparta, que nos envíe su Espíritu y nos transforme.

Ese amor que sale a nuestro encuentro nos afianza y nos hace suyos. Hemos renacido por el agua y nuestros corazones han sido encendidos para amar y servir en todas las cosas. No queremos restarnos, no podemos restarnos. Son los efectos de la resurrección, es la respuesta agradecida que brota de esta "efusión de gozo pascual" que renueva y confirma a su Iglesia, nuestra Iglesia.

___________________________

We are yours es una composición de Bukas Palad, un ministerio musical ligado a los jesuitas filipinos y su Centro de Comunicaciones. El Ministerio de Música Jesuita mantiene además un blog que actualiza sus nuevas producciones y presentaciones. Este canto forma parte de la producción "Let your praises be heard" del año 2003. Puedes encontrar el texto y más información sobre cómo adquirir el disco aquí (We are yours).

8 de abril de 2009

Nada es imposible para ti




El triunfo de Jesús es también nuestro triunfo. Pues él, que "muriendo, destruyó nuestra muerte y resucitando, restauró nuestra vida", se nos regala para siempre. En su entrega sin reservas, el hombre de Nazareth ha inaugurado al nuevo Adán y nos abre las puertas del Reino.

Los miedos, la tristeza, la duda... ¿qué podrá arrebatarnos nuestra esperanza? Nada es más fuerte que el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro (Cfr. Rm 8, 37-39). Como hizo con los discípulos de Emaús, el Señor hace arder nuestros corazones y nos invita a cenar con él, a reconocerlo al pasar muchas veces silencioso, paciente, sereno.

Te sentí pasar a oscuras por mi corazón.
Me decías: "Busca, que a tu puerta estoy".
En mi sendero caminabas Tú, Señor,
y en mi casa me esperabas Tú, Señor,
a cenar contigo, corazón amigo.

Te sentí llegar, callado en mi soledad.
Me decías: "Oye, que te quiero hablar".
En el silencio me hablabas Tú, Señor.
Tu paciencia me esperaba, ¡Oh Señor!
a cenar contigo, corazón amigo.

(P. Esteban Gumucio, SSCC)

Esta canción es una invitación a la confianza; ésa que brota de la fe en el Resucitado, enlaza los corazones en la tarea cotidiana y se celebra viva en la comunidad.

_______________________

Nada es imposible para ti es una canción de la Hermana Glenda, reconocida cantante católica chilena de prestigio internacional. Este canto se encuentra en su disco "A solas con Dios", publicado por Producciones De la Raíz. Puedes bajar la letra y los acordes aquí (Nada es imposible para ti).

La Hermana Glenda, actualmente adscrita como consagrada de la diócesis de Terrassa, España, es apoyada por la Fundación Consuelen a mi Pueblo para sostener su vasto ministerio musical. En su página web puedes encontrar información sobre sus nuevas producciones y cómo adquirirlas a través de su tienda on line.