31 de marzo de 2009

Oración a distancia




La oración es como la vida misma. Es un camino que se hace largo y ventoso; a veces se experimenta cercanía y otras mayor distancia. Y es que la relación con Dios no consiste en un mero contacto con algo, sino ante todo en el encuentro con Alguien.

Dos libertades que se comunican; dos ojos que miran y se dejan mirar en la cotidianidad de nuestra simpleza. Esto incomoda al mismo tiempo que nos salva. Y es que reconocemos en el corazón una profunda necesidad de esta apertura. Pues no son las certezas inmutables las que nos movilizan, sino los amores esperanzados, las búsquedas sinceras, los deseos abiertos.

Siempre se pierde y se gana; damos vueltas y volvemos a buscar. Reímos, lloramos, sondeamos y, sobre todo, acogemos. Nuestro Dios es un Dios de vivos. Su invitación, su voz, su redención va penetrando de a poco las capas de nuestras corazas egocéntricas. Eso a veces toma tiempo. Pero triunfa: su luz es música que suena y rescata... Lo sabemos, lo creemos.

Como nos dice este canto: ayuda escuchar el corazón, pues Dios habita en él. Habita en mi historia, en el corazón de los otros, en la creación entera. Ayuda vivir en la verdad, sin atajos ni falsos heroísmos. Buscar y hallar a Dios en todas las cosas, nos dice el Maestro Ignacio de Loyola.

____________________

Long Distance Prayer es una canción de Maeve Heaney, religiosa irlandesa de la Fraternidad Misionera Verbum Dei . Se encuentra en su álbum "Stand", producido por Steve Szymanski en el año 2003. Puedes bajar el texto aquí (Long Distance Prayer).

Interpreta este canto la misma compositora, quien afirma como introducción que "la búsqueda por el sentido y por Dios está inscrita en nuestro interior, y que encontrarlo a él puede ser más bien un asunto de permitir que él nos encuentre. Es posible hayar mucha verdad en nuestro interior si logramos escuchar nuestro propio corazón... y el de Dios".

Puedes bajar más información sobre este disco (Stand) y conocer el trabajo musical de la Fraternidad, que ha compuesto varias canciones en español (Links).

22 de marzo de 2009

Aquí estoy, Señor




Aquí estamos, Señor nuestro, despojados de viejos frutos e ilusiones, sin máscaras ni volteretas. En el desierto habitado de tu presencia, abiertos y heridos por la libertad erosionada de nuestra historia caída...

No pocas veces es la experiencia de la soledad, del pecado o simplmente del misterio del dolor la que nos abre la puerta al reconocimiento de nuestra vulnerabilidad. Se nos muestra con profunda evidencia la entraña frágil, el barro del que estamos hechos.

Pero esta experiencia también nos permite exponernos al amor gratuito de Dios, caminar más a la interperie, para dejarnos tocar por su gracia. Se transforma en una oportunidad para vivir más de Dios y menos llenos de nosotros mismos. Es una invitación a participar del gran misterio de la Redención.

La apertura radical, la transparencia que desgarra al mismo tiempo que libera. El tiempo vivido, el rostro gastado, la muerte y la resurrección. Es en el tiempo de la desnudez total que volvemos la mirada hacia Aquél que nos conoce y que nos ama.

El Señor transfigura y fecunda nuestra fragilidad, nos abre los ojos, nos devuelva la dignidad de hijos e hijas, nos invita a vivir nuestro Bautismo.

____________________________

Aqui estoy, Señor es una canción con texto de Benjamín Gonzalez Buelta, SJ y música de David Pantaleón, SJ. Se encuentra registrada en un disco que recoge varios salmos del mismo autor, editados en un libro que lleva el mismo título: "La transparencia del barro". Su belleza y hondura saltan a la vista.

Esta versión la interpreta Cristóbal Fones, SJ en el disco "Tejido a tierra", producido por Oregon Catholic Press y que puedes adquirir también a través de Candil Producciones. La letra y los acordes los puedes bajar aquí (Aquí estoy, Señor). Puedes ordenar el libro con las partituras de todas las canciones aquí (OCP).

7 de marzo de 2009

Yo Soy el que Soy




"Cuando Israel era niño, yo lo amé,
y de Egipto llamé a mi hijo.
Cuanto más los llamaba,
más se apartaban de mí.
Ofrecían sacrificios a los baales
y quemaban ofrendas a los ídolos.

Fui yo quien enseñé a andar a Efraín,
y lo tomé en mis brazos;
pero no han comprendido
que era yo quien los cuidaba.

Con cuerdas de ternura,
con lazos de amor, los atraía;
fui para ellos como quien levanta
un niño hasta sus mejillas
o se inclina para darle de comer."
(Os 11, 1-4)

El Dios de la Alianza, el Dios fiel, el que no se cansa de rescatarnos y conducirnos a la libertad; ese mismo Dios y Señor es el que nos invita hoy a reconocernos como Su Pueblo, a volver hacia El nuestra mirada para que nos enseñe a mirar la realidad con sus ojos de Padre bueno y lleno de ternura.

No son nuestros méritos, sino su amor lo que funda nuestra existencia. Fue El quien nos enseñó a caminar, el que nos regaló una familia, el que salió a nuestro encuentro en tantos y tantas que nos han mirado con respeto, con cariño. Es Dios quien vigila nuestros sueños y acompaña nuestras luchas cotidianas.

Reconocernos en su fidelidad como hijos e hijas amados es la verdad que se nos ha regalado en el Hijo. Por eso tenemos la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni lo presente ni lo futuro; nada podrá separarnos del amor de Dios manifestado plenamente en Jesús, muerto y resucitado para la vida del mundo (Cf. Rm 8, 38-39).
____________________

Yo soy el que soy es una canción de Carlos Barría. La interpreta el mismo autor. Se encuentra en su disco "Todo es Gracia", que puedes adquirir a través de Candil Producciones. La letra y los acordes los puedes bajar aquí (Yo soy el que soy).