29 de noviembre de 2009

Madre de los cansados



(Escuchar aquí)

Virgen Inmaculada, Señora de nuestro camino. La que lucha y peregrina al paso de nuestras penas, en la misma vereda. La madre de todos porque lo es del más pobre, del más anónimo y cansado. La Iglesia se llena de esperanza en ti, María.

Reina de los humildes, guarda abierta la puerta a tus hijos. Tú que tienes los brazos firmes, los pies cansados de tanto andar en el amor encarnado, enséñanos a compartir el banquete solidario de la vida.

Tú que le enseñaste a Cristo el don del tiempo perdido, de la mirada honda y el auténtico silencio, muéstranos el camino hacia tu hijo al ritmo del trabajo cotidiano. En el gozo y en la pena, en la esperanza y el susurro amanecido, te invocamos, Madre, con amor sencillo:

"Decir tu nombre, María, es decir que la Pobreza compra los ojos de Dios. Decir tu nombre, María, es decir que la Promesa sabe a leche de mujer. Decir tu nombre, María, es decir que nuestra carne viste el silencio del Verbo. Decir tu nombre, María, es decir que el Reino viene caminando con la Historia".

"Decir tu nombre, María, es decir junto a la Cruz y en las llamas del Espíritu. Decir tu nombre, María, es decir que todo nombre puede estar lleno de Gracia. Decir tu nombre, María, es decir que toda suerte puede ser también Su Pascua. Decir tu nombre, María, es decirte toda Suya, Causa de Nuestra Alegría" (Pedro Casaldáliga, Antología Mariana).

________________________

Madre de los cansados es una canción de Andrés Opazo, con texto del P. Esteban Gumucio, SSCC. Está grabada por el Conjunto Los Perales en su disco "Jesús es la Buena Noticia" (2000). Puedes bajar la letra y los acordes aquí (Madre de los Cansados).