16 de junio de 2009

Hagan esto en memoria mía




Jesús, cuerpo entregado y sangre derramada, imagen visible del Dios que se hace pura exposición humana. En su entrega Jesús se ha despojado de su categoría superior para volverse accesible, manso y humilde de corazón. Dios en su Hijo no mantiene distancias entre el cielo y la tierra, sino que se quita corazas y renuncia a todos los seguros.

En los tiempos que corren esto impresiona fuertemente. Una presencia divina que voluntariamente no hace alarde de sí, que prefiere hacerse vulnerable y pasar inadvertida. Hoy, al igual que ayer, la presencia de Jesús Resucitado no violenta nuestros sentidos altaneros, que tienden a desmerecer lo sencillo y elemental cegados por lo espectacular.

No, el Hijo se hace manso, renuncia hasta a su cuerpo y su sangre entregándoselas a los hombres y mujeres de todos los tiempos, ofreciéndose como pan y vino eucarístico que señalan a toda presencia abierta, verdadera, que invita a la mesa, que restaura a los tristes, indignos y abandonados a su suerte.

La efectiva acción de Cristo Jesús interpela hoy a los espíritus inquietos y anhelantes de un mundo más reconciliado. Ubicándose en medio de la comunidad, invita a todos: hagan esto en memoria mía.

Es el llamado a volver a empezar, a acercarse al otro más pequeño, gesto que repara ese hambre de paz y solidaridad verdadera y comprometida. Es la más alta misión de reconciliar definitivamente en el amor al mundo con Dios y entre hermanos. Es el camino de Jesús entregado que sigue abriendo con su paso vivo en medio nuestro y con quien nos vemos arrastrados a hacer vida esos sus sueños.

______________________

Hagan esto en memoria mía es una composición musical de Cristóbal Fones, SJ con texto de Jorge Méndez, SJ. Se encuentra registrada en el disco "Tejido a Tierra" (2008) del mismo autor, producido por Oregon Catholic Press (OCP). En Chile lo distribuye Candil Producciones (Candil). Puedes bajar el texto y los acordes aquí (Hagan esto en memoria mía).