26 de mayo de 2008

Tu amor, Padre




El Señor se ha fijado en los sencillos. Su Buena Nueva ha sido dada a conocer a los pobres, a los humildes. Con ellos se ha identificado; sus gozos celebra, sus penas padece, sus luchas acompaña...

Sin aspavientos, él mismo se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (2 Cor 8, 9). Y es que esa predilección de Dios tan clara por los últimos es la revelación de su amor radical por todos, la expresión de su corazón apasionado por la dignidad del ser humano:

"En aquél momento, el Espíritu Santo llenó de alegría a Jesús, que dijo: Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y prudentes, y se las has dado a conocer a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido bien..." (Lc 10, 21).

Los obispos latinoamericanos nos invitan a sintonizar nuestro corazón con el de Jesús, y nos recuerdan que "la opción por los pobres debe conducirnos a la amistad con los pobres" (Documento de Aparecida, 398). Pues no se trata esto primeramente de una cuestión de números, sino de amor.

La lucha por la justicia, la compasión, el interés y el compromiso por la causa de los más débiles brota de la misma fe que se nos ha regalado en el Hijo, el Pan que da la vida, que pone al hombre de pie, que ama y devuelve la alegría a los tristes y a los afligidos el consuelo.

Que este canto nos ayude a gozarnos con Cristo por la elección que el Padre ha hecho en favor de aquellos muchas veces despreciados y olvidados por nuestro mundo, o por nosotros mismos. Y que mueva nuestro corazón para salir al encuentro de Dios en ellos y con ellos.
___________________

Tu amor, Padre es una composición de Juan Manuel León, SDB. Forma parte de la producción preparada en honor de la Beata Laurita Vicuña, "Más allá de las cumbres", que hemos presentado ya antes en este blog (Creo en ti, te lo vuelvo a decir y Felices los que dan la vida por amor). Esta versión está interpretada por Cristóbal Fones, SJ. El texto y los acordes los puedes bajar aquí (Tu amor, Padre).

15 de mayo de 2008

Credo




La Trinidad es un regalo infinito y un desafío constante. Dios ha querido comunicarse con nosotros salvándonos, dándonos vida abundante, regalándose entero.

Y lo ha hecho penetrando nuestra historia, enviándonos a su propio Hijo (Juan 3, 16-18) y regalándonos un Espíritu que nos hace hijos adoptivos en él; que nos permite clamar "Abba", Padre (Rom 8, 15).

Si Dios es el amor mismo, entonces podemos imaginarnos esa profunda comunión y amistad que revela la vida trinitaria. Todo lo que viene de él es vivificante, transparente de un misterio que no se deja atrapar, pero que despierta en nosotros la alegría profunda de sabernos amados.

"Creo en un sólo Dios,
Padre omnipotente,
creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible..."

"Creo en un sólo Dios,
Jesucristo el Señor,
Hijo unigénito de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos..."

"Creo en un sólo Dios,
Espíritu Santo,
Señor y Dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo..."

Dios no es solitario, sino comunión radical. Vivamos también nosotros "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" esa vida que se expande y fortifica en gestos de amor, compasión y unión fraterna.
_________

Credo forma parte de la misa "Verbum Panis", compuesta por Mite Balduzzi (texto de Chiara Casucci) e interpretada por el coro del Movimiento Juvenil Construir. Puedes bajar la letra y los acordes aquí (Credo).

10 de mayo de 2008

Espíritu Santo




SECUENCIA DE PENTECOSTES

Ven, Espíritu Divino
manda un rayo de tu lumbre
desde el cielo.
Ven, Oh Padre de los pobres,
Luz profunda; en tus dones,
Dios espléndido.

No hay consuelo como el tuyo
dulce huésped de las almas,
mi descanso.
Suave tregua en la fatiga,
fresco en horas de bochorno,
paz del llanto.

Luz santísima, penetra
por las almas de tus fieles
hasta el fondo.
Qué vacío hay en el hombre,
qué dominio de la culpa
sin tu soplo.

Lava el rostro de lo inmundo,
llueve tú nuestra sequía,
ven y sánanos.
Doma todo lo que es rígido;
funde el témpano
encamina lo extraviado.

Da a los fieles que en ti esperan
tus sagrados siete dones
y carismas.
Da su mérito al esfuerzo,
salvación e inacabable
alegría.

Amén.
________________

Espíritu Santo es una composición de Pablo Coloma con el texto de la tradicional secuencia de Pentecostés. Encuentras esta hermosa canción y otras de sus notables composiciones litúrgicas en el disco "Pueblo de Dios", que puedes adquirir a través de Candil Producciones. La letra con los acordes los puedes bajar aquí (Espíritu Santo).

1 de mayo de 2008

Para crecer




La voz del Señor nos llega al alma y nos invita a vivir en libertad. Es una voz que nos levanta y nos mueve a "más"... para crecer y amar, para entregar generosamente lo que somos y tenemos, para vivir en paz.

Sí, el Señor se comunica entero a nosotros y nos mueve a salir al encuentro del otro. No nos quiere estancos, apocados y temerosos. Hemos sido llamados a la vida en plenitud, a una vida en solidaridad, gozo, misericordia y justicia.

Nadie como Dios puede pronunciar esa palabra liberadora que levanta nuestro corazón y lo hace fecundo. Él formó nuestras entrañas y nos tejió en el vientre materno; por todas partes nos rodea y sus manos nos protejen (Sal 139, 5.13).

Sabe bien del barro que estamos hechos y al mismo tiempo conoce nuestros sueños más profundos. En Jesús caminó nuestras andadas y penetró el amor humano. Nuestro cuerpo maduró junto a él y su amor ha sido nuestra danza.

Y hoy tampoco nos abandona, sino que cumple su promesa: "Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20). Pedimos con sencillez que su Espíritu nos haga verdaderamente libres y nos siga moviendo para crecer, para entregar... para en todo amar y servir.
____________________

Para Crecer es una composición de Fernando Leiva, de quien ya hemos presentado una canción anteriormente (Ven). Esta canción se encuentra en su producción "Ven a mi ventana", publicada el año 2003. Encuentras la letra y los acordes aquí (Para Crecer).