9 de junio de 2008

El Señor es mi pastor




La mirada transparente y el rostro sereno son fruto de una confianza auténticamente cimentada en Dios. Al final del día, no se trata de nuestros méritos, sino de su amor que los hace posibles. El Señor es nuestro pastor, en él descansan nuestros sueños inquietos.

Dejemos que las palabras de este Salmo nos acompañen en estos días en que escuchamos la llamada de Jesús a seguirlo, a ensanchar nuestras miradas y cultivar un corazón misericordioso como el suyo.

El Señor es mi pastor, nada me falta.

En prados de hierba fresca me hace descansar,
me conduce junto a aguas tranquilas, y renueva mis fuerzas.
Me guía por la senda del bien, haciendo honor a su nombre.
Aunque pase por un valle tenebroso, ningún mal temeré,
porque tú estás conmigo; tu vara y tu bastón me dan seguridad.

Me preparas un banquete para envidia de mis adversarios,
perfumas con ungüento mi cabeza y mi copa está llena.
Tu amor y tu bondad me acompañan todos los días de mi vida;
y habitaré por siempre en la casa del Señor. (Salmo 23)

Pidamos la gracia de la confianza... esa que nos hace caminar esperanzados aún en medio de dificultades y persecusiones, esa que sacude nuestra falta de fe y abre futuro a nuestros deseos más profundos.

______________________

El Señor es mi pastor es una composición de Nico Montero, reconocido cantautor católico español que ya ha publicado varias producciones. En sus textos se refleja gran hondura y un modo de articular la fe cercano al mundo contemporáneo.

Esta canción, que interpreta el mismo autor, se encuentra en su disco "Lo nuevo ha comenzado". Puedes acceder a la letra y los acordes aquí (El Señor es mi pastor).