26 de mayo de 2008

Tu amor, Padre




El Señor se ha fijado en los sencillos. Su Buena Nueva ha sido dada a conocer a los pobres, a los humildes. Con ellos se ha identificado; sus gozos celebra, sus penas padece, sus luchas acompaña...

Sin aspavientos, él mismo se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (2 Cor 8, 9). Y es que esa predilección de Dios tan clara por los últimos es la revelación de su amor radical por todos, la expresión de su corazón apasionado por la dignidad del ser humano:

"En aquél momento, el Espíritu Santo llenó de alegría a Jesús, que dijo: Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y prudentes, y se las has dado a conocer a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido bien..." (Lc 10, 21).

Los obispos latinoamericanos nos invitan a sintonizar nuestro corazón con el de Jesús, y nos recuerdan que "la opción por los pobres debe conducirnos a la amistad con los pobres" (Documento de Aparecida, 398). Pues no se trata esto primeramente de una cuestión de números, sino de amor.

La lucha por la justicia, la compasión, el interés y el compromiso por la causa de los más débiles brota de la misma fe que se nos ha regalado en el Hijo, el Pan que da la vida, que pone al hombre de pie, que ama y devuelve la alegría a los tristes y a los afligidos el consuelo.

Que este canto nos ayude a gozarnos con Cristo por la elección que el Padre ha hecho en favor de aquellos muchas veces despreciados y olvidados por nuestro mundo, o por nosotros mismos. Y que mueva nuestro corazón para salir al encuentro de Dios en ellos y con ellos.
___________________

Tu amor, Padre es una composición de Juan Manuel León, SDB. Forma parte de la producción preparada en honor de la Beata Laurita Vicuña, "Más allá de las cumbres", que hemos presentado ya antes en este blog (Creo en ti, te lo vuelvo a decir y Felices los que dan la vida por amor). Esta versión está interpretada por Cristóbal Fones, SJ. El texto y los acordes los puedes bajar aquí (Tu amor, Padre).