11 de abril de 2008

Felices los que dan la vida




Bienaventurados los hombres y mujeres que se arriesgan a amar. Son felices porque llevan a Dios en el corazón. No es que sean mejores, es simplemente que son más libres.

Dar sin condiciones, regalar el perdón, conservar el corazón íntegro, luchar por la justicia del Reino... Lo que caracteriza al discípulo no es su perfección, sino su pasión por la misión de Cristo: el que ha experimentado el amor verdadero sabe que otro mundo es posible.

Todos queremos ser felices, pero nos cuesta encontrar la felicidad auténtica, duradera. Y es que quizás la andamos buscando en el lugar equivocado... Jesús nos señaló el camino hacia la plenitud con su propia vida y nos enseño con sus palabras quiénes son los primeros bienaventurados de Dios (Mt 5, 1-12).

La Pascua nos recuerda que la humanidad entera está llamada al amor, a la Vida plena. Y hay un modo particular en el que cada uno es invitado y sostenido por Dios para dar la vida, luchar por ella, consagrarla, defenderla, cultivarla y conservarla en su dignidad. Eso se llama vocación.

En este tiempo la Iglesia nos invita a orar de un modo especial por las vocaciones sacerdotales y religiosas... Pidamos al Padre que siga invitando a muchos al amor consagrado.

Y abramos también nuestros propios oídos y corazón para que, cualquiera sea nuestra vocación, "no seamos sordos a su llamamiento, mas prestos y diligentes para cumplir su santísima voluntad" [EE 91].
______________

Felices los que dan la vida por amor es una composición de Juan Manuel León, SDB. Forma parte del disco "Más allá de las cumbres" en honor de la Beata Laura Vicuña (puedes bajar todas las canciones desde la sección Archivos y Recursos del menú principal). La producción pertenece a la Congregación Hijas de María Auxiliadora.

Interpretan esta canción Juan Manuel León, SDB y Cristóbal Fones, SJ. Aquí puedes acceder al texto y los acordes (Felices los que dan la vida por amor). El tono de la grabación es Ab, pero para facilitar la lectura he escrito los acordes en G. En la guitarra basta poner el cejillo en el primer espacio.