5 de abril de 2008

Dios no ha muerto




La celebración del Misterio Pascual es nuestra memoria viva de un Dios que no cesa de salir a nuestro encuentro... Jesucristo, el Señor muerto y resucitado, marca la entrada definitiva de Dios en la historia del ser humano.

"Quien diga que Dios ha muerto,
que salga a la luz y vea
si el mundo es o no tarea
de un Dios que sigue despierto..."

A veces nos resulta difícil encontrar a Dios, pero la verdad es que no está lejos. Así, San Ignacio nos invita en los Ejercicios Espirituales a "considerar cómo Dios trabaja y labora por mí en todas (las) cosas criadas sobre la haz de la tierra" [EE 236].

Y es que el Señor vive en nuestras casas, anda a nuestro paso, camina nuestras calles, acompaña nuestras luchas. Como canta este himno:

"Ya no es su sitio el desierto
ni en la montaña se esconde;
decid, si preguntan dónde,
que Dios está -sin mortaja-
en donde un hombre trabaja
y un corazón le responde".

Como hizo con los peregrinos de Emaús, el Resucitado abre nuestros ojos para reconocerlo a nuestro lado. Con él se siembra y con él brota la tierra; el grano debía enterrarse para que saliera a la luz el trigo... La muerte y el pecado han sido vencidos.

Aferrémonos a la certeza serena y profunda que nos regala la fe. Dios sigue vivo, creando y amando. Y nos sigue invitando a ser parte de esta tarea hermosa que empuja la vida y renueva la esperanza.
___________________

Dios no ha muerto es una adaptación del tradicional himno de las horas "Te está cantando el martillo", que acompaña la oración del mediodía. La música es composición de Oscar Silva y transmite con especial acierto el sentido profundo del texto. Puedes bajar la letra y los acordes aquí (Dios no ha muerto).