14 de marzo de 2008

El Señor de la Historia




El Misterio Pascual condensa lo esencial de nuestra fe, la gran Buena Nueva de Jesucristo, nuestra Pascua, el Cordero de Dios que quitó el pecado del mundo. Estos días que llamamos "santos", celebramos de forma solemne a Aquél que "muriendo, destruyó nuestra muerte, y resucitando, restauró nuestra vida".

Nuestra propia historia se traduce, se revela y se asume en la suya. Es en su entrega, sus gestos, su palabra y su silencio, que el Señor nos fue mostrando el sentido verdadero de la vida, de nuestra propia vida.

En estos días "adoramos su cruz y alabamos su resurrección, pues del árbol de la Cruz ha venido la alegría al mundo entero"; la efusión del gozo pascual renueva nuestros sueños y nos desborda de gozo.

Lo que celebramos es la Vida que nos viene de Dios, no la muerte ni las llagas por sí mismas. Lo que desborda de esperanza nuestro corazón no es la crudeza de su pasión, sino el sentido redentor que vislumbramos en ella.

Contemplamos el sacrificio de Cristo con amor, con asombro, con dolor y arrepentimiento, con respeto y consuelo, justamente porque podemos reconocer en él la fuente de nuestra propia salvación.

Así, renovados en nuestra fe bautismal nos disponemos a morir con Cristo para vivir con él. Comprometemos también nuestras vidas para luchar contra toda injusticia; promoviendo la transformación de las actitudes, las estructuras o las condiciones de vida que perpetúan su pasión hoy en tantos y tantas que sufren a nuestro alrededor.

Jesús resucitado es la esperanza y la fuerza de aquellos crucificados por el mundo: los postergados, los pobres y sencillos, los olvidados, los humillados, los perseguidos. Pues con él viene la justicia: lo imposible, lo increíble, lo inesperado se vuelve certeza de la fe: la muerte ha sido vencida...
___________________

El Señor de la Historia es una canción que nos prepara para celebrar este misterio de la muerte y resurrección del Señor desde la perspectiva de la esperanza. La versión que escuchamos aquí es interpretación de Patricia Abarca y se encuentra en el disco "Toronto 2002, Con Cristo construimos la Paz", producido en Chile por la Vicaría de Pastoral Universitaria y el Arzobispado de Santiago como material de acompañamiento para el Encuentro Mundial de la Juventud, celebrado en Canadá el año 2002. El texto y los acordes los puedes bajar aquí (El Señor de la Historia). Para voces masculinas recomiendo transportar los acordes a G.