14 de diciembre de 2007

Qué amable tu morada



El Verbo se hizo carne y puso su morada entre nosotros... para siempre. El misterio de la encarnación de Dios es al mismo tiempo el misterio de la redención y de la elevación de todo lo humano a su plenitud.

¿Dónde habita el Señor? Sabemos que El ha querido nacer entre los pobres y sencillos. Ahí lo adoraron los sabios de Oriente, ahí lo encontraron los pastores; ahí lo reconocemos hoy también nosotros. Los ojos de la fe nos ayudan a buscar y encontrar al Emanuel ahí donde el mundo olvida, desprecia y abandona. Podemos contemplar este video basado en el Salmo 84 (83) con la mirada de quien ha experimentado en su vida que, como decía San Alberto Hurtado, "el pobre es Cristo".

"Benditos los que habitan en tu casa, Señor de la paz... Benditos los que se refrezcan en la lluvia y los manantiales, cuando la sequedad desalienta y golpea. He aquí que tú estás: mi Escudo, mi Rey y mi Dios".

El absoluto de Dios se hace niño, transformando un pobre pesebre en una cuna de esperanza y de luz: "¡Qué amable es tu morada, Oh Señor, Dios poderoso, Dios de todo!". La opción de Dios por los pobres es nuestra opción creyente también. No sólo hemos de comprometer nuestras vidas con su suerte, luchando contra toda injusticia. Es necesario al mismo tiempo dejarnos evangelizar por aquellos que nos muestran el verdadero rostro del Salvador.

Al acercarnos a la celebración de la Navidad, esta canción nos puede ayudar a pensar dónde ponemos nuestra mirada, en quién ponemos nuestra confianza, dónde buscamos la salvación.
________________________

How lovely is your dwelling place fue compuesta por Arnel Aquino, SJ. Interpreta esta canción RB Hizon, SJ. La canción se encuentra en el disco Your Dwelling Place: Songs for Healing. El video es obra de uno de los estudiantes jesuitas de la Provincia de Filipinas, que trabaja con personas que viven en un basural. Encuentras estas y otras obras del amplio y asombroso trabajo musical de los jesuitas filipinos en el Centro de Comunicaciones.